La Taberna de Noob | Mason Greenwood

Quiero agradecer, en primer lugar, el interés de Olimpo en que utilice mi pluma para la amplia cobertura que están realizando esta temporada de la Premier y la Fantasy (si aún no te has unido, ¡hazlo!). Finalmente, he logrado cumplir una ambición personal al formar parte de una plataforma, aunque ahora alejado de apuestas, selecciones, etc. Eso queda para el chamán y los excelentes tipsters que puedes encontrar aquí mismo.

Hoy me gustaría acercarme a la situación que tiene abierta el Manchester United con su canterano Mason Greenwood. Sí, ese joven jugador que apareció un poco más tarde que Rashford y que parecía un serio candidato a disputar con él el cariño de los aficionados de los Red Devils.

Este jugador fue excluido del club tras afrontar acusaciones sumamente graves por parte de su pareja. Estas no se quedaron en meras alegaciones, sino que muchos de nosotros pudimos atestiguar, a través de las redes sociales, hechos impactantes que resultan difíciles de borrar de la memoria. No pretendo, ni voy a abordar los pormenores de un proceso judicial ya terminado, así como tampoco voy a entrar en la situación de la relación que actualmente mantienen el jugador y su pareja. Los tabloides de las islas han cubierto minuciosamente estos temas, y quien tenga interés puede encontrar toda esta información y mucha otra en lo relativo al caso.

Pero hete aquí que, entre culebrones varios, y el pistoletazo de salida de la Premier, ha trascendido que el United está meditando “recuperar” al joven jugador. Esto no es en sí noticia, ya que a finales de la temporada pasada la parte noble del club, comenzó a airear esta posición e incluso llegó a realizar encuestas entre sus aficionados. Lo que me ha sorprendido negativamente, es el enésimo intento del fútbol moderno de la huida hacia adelante en todo aspecto incómodo o que requiera hechos y decisiones que vayan más allá de los gestos de cara a la galería.

En esta ocasión, se está haciendo hincapié en que las aficionadas del club, así como las jugadoras del equipo femenino, tendrán un papel influyente. El club aduce que ha retrasado la toma de decisiones, para consultar específicamente a las jugadoras inglesas internacionales que se encuentran en disposición de disputar las semifinales del Mundial de Australia y Nueva Zelanda.

¿Podéis imaginar lo que ha ocurrido? Pues efectivamente, múltiples aficionados han estado citando las cuentas de estas jugadoras con menciones a esta noticia, instándolas a responder y sugiriendo que su respuesta debería ser positiva en lo relativo a la vuelta de Mason Greenwood a la disciplina del primer equipo.

En resumen, un club que tomó la decisión correcta en su momento, está enviando el mensaje de que estaría dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva, siempre y cuando las aficionadas y las jugadoras den su aprobación. Colocándolas en el centro del huracán y dando la espalda a las diversas violencias que sufren. ¿Puede el fútbol regirse por otros estándares en función de la calidad que tenga un jugador? ¿Podemos como sociedad olvidar lo ocurrido? ¿Debemos hacerlo? No tendremos que esperar mucho para obtener respuestas a estas preguntas. En mi opinión un club de esta envergadura no debe eludir la responsabilidad. Son bienvenidas las consultas, pero en este caso en particular el proceder y los movimientos entre bastidores no están a la altura de la institución.