2024 Carabao Cup Final. La importancia de tocar metal.

Este domingo, en Wembley se disputará el primer título de 2024 en UK. Nada menos que todo un Chelsea – Liverpool. Probablemente para dilucidar al ganador del título de menor prestigio para los aficionados ingleses de los que se disputan en las islas, y desde luego, con el peor nombre posible gracias al patrocinador principal de la competición. Cero dudas al respecto.

A nadie se le escapa que llegados a este punto de la temporada, ambos conjuntos atraviesan dinámicas y momentos dispares. Por un lado, el Chelsea de Mauricio Pochettino en modo “noria”, capaz de estar perdido en la mitad de la clasificación, como de jugar en el Etihad y rozar los 3 puntos ante todo un Manchester City. No profundizaré en lo ya dicho sobre este proyecto de Todd Boehly, pero es crucial recordar que ganar la copa asegura un lugar en Europa, aunque sea en la Conference League. Actualmente se sitúan a 12 puntos del quinto clasificado, esta podría ser la vía más probable para que el Chelsea regrese al escenario europeo, y posiblemente la clave para que Pochettino siga al frente del proyecto la próxima temporada. Calentada de Boehly mediante.

Esta será la primera final que disfruta este nuevo Chelsea tras la venta de Abramovich, una oportunidad a la que llegan tras una inversión nada desdeñable de más de mil millones de libras.

Por otro lado tendremos al Liverpool de Klopp, mas bien al último Liverpool de Klopp. Tras el anuncio de su adiós ya sabemos que se está haciendo un documental sobre su última temporada y de que en las declaraciones y entrevistas de jugadores y miembros del cuerpo técnico, hay un ambiente de mucha ilusión y de ganas de que la era Klopp termine de la mejor manera posible. Aquí es donde la situación del club de Mersey difiere de los capitalinos. Actualmente al frente de la tabla en la Premier League y clasificado para los octavos de final de la Europa League, esta final de Carabao seguramente no el título que más desean celebrar los aficionados’ reds, pero en la previa a la final, Klopp ha hablado de la importancia de la misma y del hambre que tiene esta plantilla en transición de cosechar títulos y tocar metal. Y ojo, sería la primera vez que Virgil Van Dijk levantara un título como capitán de los reds (quizás también en su última temporada, no quiero ni pensarlo).

Mauricio Pochettino en su trayectoria en Premier al frente de Southampton, Tottenham y Chelsea sólo ha sido capaz de ganar al Liverpool en 3 de las 18 ocasiones a las que se ha enfrentado. Tampoco ha conseguido ganar ningún título con clubs ingleses, a pesar de haber llegado a toda una final de Champions con el Tottenham, la cual perdió ante el mismo rival que tendrá este domingo en 2019.  Si bien, con el Paris St Germain sí cosechó títulos, algo que el propio técnico blue destacó en la previa de la final, en la que se mostró desesperado por levantar títulos en Inglaterra. Además, al técnico le persigue algo que comentó a principio de temporada, cuando aseguró que el Chelsea disputaría competición europea en la siguiente temporada.

En cuánto a los jugadores hay bajas sensibles en ambas escuadras, lo cuál es habitual a estas alturas de temporada y ante la carga de un calendario cada vez menos cuidadoso con las estrellas de este deporte. Por parte del Chelsea cabe esperar que el técnico se agarre al joven dúo rubio conformado por Cole Palmer y Connor Gallagher. Dos jugadores que están destacando muy por encima de los demás en una temporada nada sencilla para el club de Londres. Mientras que desde el lado red, ante la baja del brasilero Alisson, el capitán Virgil Van Dijk tendrá un mayor peso a la hora de ser líder en la defensa de Klopp, a la espera de que el faraón Salah y el Expected-Goleador Darwin puedan ser de partida o al menos tener minutos en el ataque del Liverpool. Un Liverpool plagado de jugadores jóvenes donde los Connor Bradley, Quansah o Kelleher tienen muchas papeletas de hacerse con un lugar en el once inicial.

Sea como fuere, todo hace indicar que hay narrativas más que suficientes para este primer título del 2024 en Inglaterra. Se espera un Wembley hasta la bandera para disfrutar de este auténtico partidazo, y quién sabe si el primer título para Poche en Inglaterra, o el último para Jürgen Klopp.